Saltar al contenido principal

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

El 48% de los españoles rechaza pedir un crédito para irse de vacaciones

  • Solo una cuarta parte de la población considera aceptable la financiación o el préstamo para costear unos días de descanso.
  • Cerca de la mitad de los encuestados reconoce ahorrar mensualmente con el objetivo vacacional en mente.

Madrid, 25 de julio de 2017 – Los meses estivales son el periodo del año que acumulan una mayor tasa de movilidad por viajes de ocio, tanto en el mapa nacional como en el internacional. Durante el pasado verano los españoles realizaron un total de 61 millones de viajes, de los que un 57,5% se realizaron en la categoría de ‘Ocio, recreo y vacaciones’ y en los que se desembolsaron 11.331 millones de euros*. Cifra que, siguiendo la tendencia de aumento registrada en el último ejercicio (un 5,3% más que en el mismo periodo del año anterior), se prevé que vuelva a crecer durante este 2017.

En este contexto, el aumento de la confianza en la economía también va acompañado de un incremento en las partidas destinadas a los periodos vacacionales. Pero, ¿cómo afrontan los españoles estos gastos?

Según el último Informe Europeo de Pagos elaborado por Intrum Justitia, compañía especializada en gestión del crédito en Europa, los españoles no son especialmente proclives a financiar sus vacaciones. De hecho, los datos que se desprenden de esta encuesta revelan que el 48% de los mismos no está dispuesto a hacer la maleta si el dinero proviene de una fuente crediticia o un préstamo personal. Sin embargo, para el 23% de los preguntados esta realidad no supone un impedimento para disfrutar de un periodo de descanso. El 29% restante se mantiene prudente ante la pregunta y no se posiciona ni a favor ni en contra.

La cautela parece ser la tendencia predominante en Europa, ya que entre sus ciudadanos tan solo un 13% de los mismos pediría prestado para irse de vacaciones y casi el 70% se opone a ello. Las diferencias por países no se hacen notables, aunque entre los que se oponen de una forma más contundente destacan República Checa, Grecia y Hungría; en el otro lado de la balanza, con una predisposición a la financiación, se encuentran Polonia, Irlanda y Reino Unido –que empata con España-.

Aunque la población española aún se muestra cauta en cuanto al uso de crédito y la solicitud de préstamos personales, la cultura vacacional hace que seamos en general algo más flexibles que nuestros vecinos europeos”, afirma Juan Carlos González, portavoz de Intrum Justitia en España.

Por otro lado, viajar es precisamente una de las principales motivaciones que los españoles tienen para ahorrar. Un 46% de los encuestados afirma reservar mensualmente dinero para este fin.

Otros motivos que nos hacen ser precavidos y ahorrar una cantidad mensual son la imprevisibilidad de gastos inesperados (el 76% admite hacerlo), el propio consumo, la llegada a la jubilación, el miedo a la pérdida del empleo, los hijos, la educación y la compra de una vivienda.

*Fuentes externas: Informe ETR/Familitur elaborado por el Instituto Nacional de Estadística