Saltar al contenido principal

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Intrum aconseja a las empresas exportadoras implementar un plan de recobro internacional

  • Según el Indicador de Confianza Empresarial del INE, más de un 30% de empresas sigue considerando que la morosidad tiene un impacto negativo. Cerca de un 79% indica que los impagos merman su capacidad de crecimiento
  • Estudiar la situación económica del comprador, firmar acuerdos transparentes, exigir garantías, y tener el apoyo de expertos en la gestión de cobros nacionales e internacionales, el mejor camino para el éxito exterior de las empresas españolas
  •  “Cada vez más compañías sufren los riesgos que se derivan de los impagos por una actividad internacional. Ante este escenario, es absolutamente imprescindible que se conozcan tanto la gestión del recobro en vía amistosa como los procesos judiciales específicos de cada país para asegurar la continuidad de los negocios”, ha concluído el Director General de Intrum Justitia Ibérica

Si nos fijamos en el mercado Europeo, los países con un mayor riesgo de impago son Italia (-0.88), Portugal (-0.89) y Bosnia (-0.99), según se desprende del Índice de Riesgo de Pagos elaborado por Intrum Justitia. Entre los países de la Comunidad Europea que menor riesgo de impago tienen se sitúa a la cabeza Dinamarca (0.60), seguido de Austria (0.59) y Hungría (0.55). En los últimos años, y fundamentalmente desde el año 2008, la internacionalización, es decir, la venta de productos y servicios al exterior, se ha convertido en uno de los objetivos principales de las empresas españolas. Eso ha supuesto que, la enorme oportunidad que supone abrirse a mercados internacionales haya venido acompañada de un mayor riesgo de impago, en muchas ocasiones como consecuencia del desconocimiento del país de destino y un necesario plan de recobro internacional.

Según el Indicador de Confianza Empresarial que elabora cada año el Instituto Nacional de Estadística (INE) más de un 30% de empresas (casi una de cada tres) sigue considerando que la morosidad tiene un impacto negativo. Además, cerca de un 79% (ocho de cada diez) indican que los impagos siguen teniendo una importancia media o alta en su capacidad de crecimiento. 

Ese dato, unido a que el 73% de las empresas consideraban en 2015 que el riesgo de deudas en el futuro a corto y medio plazo crecerá o se mantendrá, según el Informe Europeo de Pagos elaborado por Intrum Justitia, compañía líder en servicios de gestión de crédito en Europa, muestra la preocupación de las empresas españolas por los impagos, también en el exterior.

Es por eso que Intrum Justitia aconseja a todas aquellas empresas que inviertan en el exterior que se protejan de la mejor manera posible e incorporen un plan de recobro internacional. Para ello es necesario evitar ciertos errores como no estudiar la situación económica del comprador, firmar acuerdos confusos que puedan provocar controversias, no exigir garantías que permitan asegurar, al menos en parte, el pago, y buscar el apoyo de expertos en la gestión de cobros nacionales e internacionales.

Si nos fijamos en el mercado Europeo, los países con un mayor riesgo de impago son Italia (-0.88), Portugal (-0.89) y Bosnia (-0.99), según se desprende del Índice de Riesgo de Pago elaborado por Intrum Justitia. Entro los países de la Comunidad Europea que menor riesgo de impago tienen se sitúa a la cabeza Dinamarca (0.60), seguido de Austria (0.59) y Hungría (0.55).

“A la hora de exportar, es obvio que existen países que presentan un mayor riesgo que otros. Sin embargo, más allá de las condiciones de cada país de destino, que hay que conocer y valorar de manea exhaustiva, es fundamental que la compañía exportadora tome una serie de precauciones que le ayuden a la hora de evitar o, en su caso, poder recuperar impagos”, ha explicado Juan Carlos González, Director General de Intrum Justitia Ibérica.

 “Trabajar con socios fiables en el país de destino o establecer garantías y medios de pago que sean fiables son dos de las cuestiones que la empresa exportadora ha de tener muy en cuenta. Pese a todo, siempre es posible que se produzcan impagos, bien por insolvencia bien directamente por estafa, por lo que contar con la ayuda de especialistas en la gestión de cobro de deudas es una decisión estratégica fundamental”, ha continuado Juan Carlos González.

 “Cada vez más compañías sufren los riesgos que se derivan de los impagos por una actividad internacional. Ante este escenario, es absolutamente imprescindible que se conozcan tanto la gestión del recobro en vía amistosa como los procesos judiciales específicos de cada país para asegurar la continuidad de los negocios”, ha concluído el Director General de Intrum Justitia Ibérica.