Saltar al contenido principal

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

El dinero mantiene unidas al 23% de las parejas españolas

San Valentín se acerca llenando todo de amor, pero el Informe Europeo de Pagos de Consumidores muestra que para muchas parejas en España, el amor no lo es todo, también significa dinero: un 23% afirma que la única razón para no divorciarse es económica.

El informe, que pretende ofrecer una visión de la vida cotidiana de los consumidores, señala que el 17% de los europeos y el 23% de los españoles están totalmente de acuerdo con la afirmación "mi situación financiera es un factor clave para no terminar mi relación amorosa". El panorama no es muy diferente entre los géneros ya que, el 20% de los hombres españoles (18% de los europeos) y el 26% de las mujeres (16% de las europeas) afirman que la economía juega un papel decisivo en la toma de decisiones.

amor vs dinero

Cuando se trata de mirar a nivel de país individual, tal vez los resultados más sorprendentes vienen de Francia, que cuenta con la ciudad del amor por excelencia, pero donde 39% de sus encuestados cree que su situación financiera es una razón de peso para no divorciarse, el porcentaje más alto de todos los países encuestados, seguidos Bélgica (27%). Y la cifra sube hasta un 45% para los varones franceses, lo que sugiere que su reputación como románticos incurables en una relación a menudo no es tan real.
En otras partes de Europa, existe una clara división geográfica en las respuestas: los países nórdicos obtienen una puntuación especialmente baja. Solo el 10% de los noruegos y daneses se mantienen unidos por razones económicas, seguidos por Suecia (11%).
La cifra aumenta sin embargo en algunos países del sur de Europa, con España y Portugal en un 20%. Pero también hay una gran diferencia entre dos países vecinos de Europa central: Polonia obtiene el 22% mientras en la República Checa solo el 9% de la población deja que las finanzas influyan en la continuidad de su relación.
Sin embargo, los resultados no fueron llamativos para Anita Nyberg, profesora Emérita en el Departamento de Etimología, Historia de las Religiones y Estudios de Género en la Universidad de Estocolmo: "No es sorprendente. En muchos países todavía hay una alta tasa de desempleo y en otros el coste de la vivienda es tan caro que a menudo la gente no puede permitirse el lujo de divorciarse. La inseguridad de los ingresos es un factor clave para mantener a la gente unida".