Saltar al contenido principal

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

La precaria situación económica reduce la calidad de vida

La incierta situación financiera europea ha impactado gravemente en jóvenes y adultos. Nuestro Informe Europeo de Pagos a Consumidores nos confirma las tendencias de los últimos años. Los jóvenes no tienen esperanza de cambiar su economía y solo la mitad son capaces de ahorrar mensualmente.

Por tercer año consecutivo, Intrum Justitia lanza el Informe Europeo de Pagos de Consumidores, en el que se confirma en gran medida la tendencia en los últimos años. 

“Contamos con una generación de jóvenes que ve pocas posibilidades de tomar el control de sus finanzas personales, ya sea a corto o a largo plazo,” indica Annika Billberg, Directora de Comunicación de Intrum Justitia.

La encuesta mostró que casi uno de cada cuatro europeos de 18 a 24 años están pensando en emigrar para poder encontrar trabajo en el extranjero. En el sur de Europa, donde la tasa de desempleo es superior, el porcentaje también aumenta.

En Hungría, el 60 por ciento de los encuestados afirmaron que estaban dispuestos a emigrar en busca de una vida mejor, mientras que el porcentaje en España fue del 29 por ciento y en Portugal, del 33. Esto se compara con el escaso ocho por ciento de los jóvenes daneses que están pensando en abandonar su país.

“La única ventaja con la que contamos es que la encuesta muestra que quieren cambiar su situación", afirma Billberg. Al mismo tiempo, ella indica que la UE tiene que poner en marcha medidas para conseguir más puestos de trabajo para los jóvenes, ya que el hecho de que éstos estén huyendo de sus países de origen probablemente tendrá un impacto negativo en el futuro económico de los mismos. 

A pesar de que la mayoría de los europeos se está enfrentando a difíciles condiciones económicas, la intención de pagar a tiempo es muy alta.

En los países nórdicos, la gente y en particular los jóvenes, estudian más posibilidades de elegir fuentes de crédito diferentes a las tradicionales (familia, banco habitual, amigos). La banca electrónica y los préstamos online o a través de SMS son una alternativa mucho más común aquí que en el resto de Europa.

“En ocasiones se debe a que no queremos acudir a nuestro banco y admitir que tenemos deudas,” sostiene Billberg. “Pero también puede deberse a que aquí contamos con una cultura diferente, donde las fuentes alternativas de crédito están más desarrolladas que en otras partes de Europa”.

Un 15 por ciento respondió afirmativamente a nivel europeo, destacando Francia con un 37 por ciento, Suiza con un 30 por ciento y Portugal con un 24. Por el contrario, en Noruega respondieron que sí el 7 por ciento.Las finanzas domésticas de las familias también pueden marcar las relaciones. Una pregunta que se hizo por primera vez este año era que si la situación económica familiar podría ser una razón para que el encuestado no pusiera fin a su relación.

“Una familia que tiene su presupuesto equilibrado también tiene más oportunidades para construir una relación basada en el amor y no en motivos económicos”, dice Billberg. "Creo que existe mayor igualdad y libertad en una relación si ambas partes trabajan y contribuyen a la economía doméstica".