Saltar al contenido principal

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Tal para cual

Intrum Justitia ofrece soluciones de recuperación a dos empresas españolas

En Europa, la crisis financiera de 2008 golpeó a España más fuerte que a la mayoría de países. Aunque la economía nacional está en mejor forma estos días, todavía existe un problema significativo de retrasos e incumplimientos en los pagos, algo de lo que pueden dar fe dos de los clientes de Intrum Justitia España.
Grupo Puma y Hune, dos importantes empresas del sector de la construcción, experimentaron problemas de retrasos en los pagos por parte de sus clientes, ya fueran de manera involuntaria o intencional, incumpliendo sus deudas o disputando el precio acordado. A veces estos clientes tampoco tienen seguro, por lo que resulta aún más difícil de recuperar. Cuestiones como éstas pueden provocar problemas de liquidez en la empresa y la inseguridad del negocio, como ponía de manifiesto el Informe Europeo de Pagos 2017 de Intrum Justitia.
Estos problemas persisten en España a pesar de la ley que establece las condiciones obligatorias y vinculantes para los pagos B2B, sin prórrogas de tiempo permitido. Esta ley establece un plazo máximo de 30 días de pago para las entidades administrativas y 60 días a partir de la fecha de recepción de los bienes o prestación de servicios para las empresas privadas.
Un reto adicional es recuperar lo que se adeuda de tal forma que no dañe la relación comercial, fundamentalmente tras unos años especialmente duros.
Es hora de buscar la ayuda de expertos...

construccionEstudio de caso 1: Grupo Puma
Grupo Puma es un grupo de empresas constructoras con 25 años de antigüedad, especializado en productos que van desde morteros hasta aislamiento, asfalto y pavimentos ligeros. Cuenta con 18 centros de producción y distribución en España. Al igual que muchos en el sector, el grupo se enfrentó a unos años muy desafiantes cuando la crisis financiera hizo que el auge de la construcción del país se detuviera repentinamente.
Según el director de riesgo comercial del grupo, Jorge Artiles, "Los problemas vienen de la no recepción de facturas, reclamaciones o falta intencional de pago". Trabajar con Intrum Justitia ha permitido al Grupo Puma contar con el apoyo de expertos en la recuperación de sus impagados, con el equilibrio adecuado entre clarificar la situación del cliente final y mostrar sensibilidad a su situación, lo que ayuda a la larga experiencia de Intrum en la industria.
"Por lo general, es muy eficaz para el cliente entender que profesionales de gestión de cobro se dirigen a ellos, ya que al hacerlo de esta manera tiene un mayor porcentaje de efectividad que si lo hiciéramos nosotros mismos", explica Artiles.
"Intrum también nos ayuda con aquellos clientes que no tienen cobertura de seguro de crédito -en los que el cliente se retrasa o que pretenden incumplir- en reclamar el pago de los atrasos".
En estos días, Grupo Puma se encuentra en una posición mucho más positiva. "Estamos atravesando una época de bonanza en lo que a cobros se refiere", dice Artiles. "Nuestra situación económica ha mejorado, y aunque la tasa general de incumplimientos es baja, es obvio que todas las recuperaciones que han tenido lugar tienen un impacto positivo en nuestras cuentas".

construccion

Estudio de caso 2: Hune
Hune se especializa en alquiler de maquinaria y equipos de elevación para la industria de la construcción. La empresa tiene su sede en Madrid pero tiene oficinas en toda España.
Para Hune, los problemas de impago tienen un efecto diferente, como explica Nuria Pérez Campillo, Gerente de Riesgo de la compañía.
"Los pagos atrasados ​​nos estaban causando falta de liquidez y afectando a nuestro flujo de caja. También experimentamos discrepancias de precios con algunos clientes, a pesar del hecho de que habíamos acordado la tarifa con ellos. El daño del impago es otro problema, puesto que en ocasiones el equipo se daña durante el proceso de alquiler, pero el cliente se niega a pagar por ello. Estos son problemas frecuentes para nosotros".
Éste fue el motivo por el que Hune se dirigió a Intrum Justitia: "Una vez agotadas todas las gestiones con el cliente, la única manera de que éste reaccione y pague ha sido mediante la intervención de Intrum Justitia", dice Pérez Campillo.
Esto ha ayudado a mejorar la economía de Hune, manteniendo el equilibrio financiero con las buenas relaciones comerciales. "Con la intervención de Intrum y de su personal especializado recuperamos deudas que estaban enquistadas, lo que nos permitió recuperar un porcentaje significativo de la deuda de nuestros clientes que antes se consideraba de dudoso cobro", afirma Pérez Campillo.

Si su empresa tiene impagados y quiere CALCULAR cuánto podría recuperar, haga clic AQUÍ.